Los MIRMIDONES estrenaron su quinta obra de teatro el 22 de abril de 2014 en la Sala 'Alfonsa de la Torre' de Cuéllar. El grupo nació en el IES Marqués de Lozoya  en el año 2006 y cultiva el teatro clásico grecolatino. Tiene vivas las siguientes obras: IFIGENIA EN ÁULIDE, TROYANAS  y ORESTES, de Euripides, y  ÁYAX, de Sófloques, que representan frecuentemente en distintos escenarios, especialmente de nuestra comunidad: El año 2008 el grupo representó “IFIGENIA EN ÁULIDE” en el teatro romano de Segóbriga (Cuenca) durante el XXVI FESTIVAL INTERNACIONAL DE TEATRO GRECOLATINO. En el mismo escenario volverán a actuar  el día 8 de abril de 2014, con la obra “ORESTES”, en al celebración de la edición trigésimo primera del festival de teatro.

 

LISÍSTRATA de Aristófanes

 

Las mujeres de Grecia proclaman una huelga de sexo  hasta que sus maridos firmen la paz. Así de simple es el argumento de una de las más grandes comedias del teatro. Aristófanes la escribió en el siglo V a.c. y ha sido representada infinitas veces a lo largo de la historia en todos los escenarios del mundo. Es sin duda una obra inmortal, que rompe criterios fijos y estereotipados del ejercicio de la guerra como utilidad para algo. Esta obra jamás deja indiferente a nadie. Lisístrata pone de manifiesto que la guerra siempre es nociva y no trae ninguna consecuencia que suponga mejoras o avances sociales. La guerra destruye todo, nada construye.

 

Aristófanes desarrolla un tema tan negro envolviéndolo en la sátira más cruel, ridiculizando sus valores, tan exaltados siempre por los hombres gobernantes que necesitan la guerra como necesitan el aire, y que siempre están dispuestos a guerrear por cualquier ridiculez.

 

La obra transcurre entre carcajadas constantes, mostrando actitudes insólitas, como lo es que las mujeres desafíen a sus maridos en una sociedad tan dominada en todo por los hombres, o que estén dispuestas –y decididas- a gobernar ellas la ciudad y los intereses del estado, o a resistir, venciendo todas las vacilaciones, a sus propias apetencias sexuales.

 

El modo en que Aristófanes utiliza el lenguaje, a veces escabroso, elimina toda grosería que pudiera encerrar, envolviéndolo en un humor que nunca resulta ofensivo, ni siquiera descarado. En Lisístrata todo es sencillo, natural. La risa lo llena y simplifica su valor. Nada vale nada, si no es la paz. Las mujeres griegas quieren la paz porque con al paz dejarán de morir sus hijos y porque el dinero  que se gasta en la guerra permitirá superar las desigualdades e injusticias. La paz es la solución.

LOS MIRMIDONES presentamos hoy una mirada de Lisístrata absolutamente respetuosa con el texto clásico. Los valores de esta obra son tan de siempre, que no es necesario ninguna adaptación para mantener su actualidad. Sólo algún golpe irónico ha habido que adaptarlo para mantener su valor. El texto solamente ha sido adaptado eliminando aquellas partes que afectan a aspectos de la cultura griega que generalmente son desconocidos hoy por el gran público y que aportarían poco a la comprensión de la obra.

 

ADAPTACIÓN Y DIRECCIÓNÁNGEL GÓMEZ

 

PERSONAJES

                        Lisístrata:                     Soraya Delgado

                        Comisario:                   Raúl Alonso

                        Corifeo:                        José Luís Pura

                        Corifeo:                        Raquel García

                        Cleonica:                      Elena Alcaraz

                        Mirrina:                         Elena García

                        Lampito:                       Estefanía Torres

                        Cinesias:                      Adelino Sainz

                        Coro de hombres:       Alberto García, Adelino Sainz,

                                                              Álvaro Magdaleno, Paco García.

                        Coro de mujeres:        Elena Alcaraz, Estefanía Torres,

                                                              Elena García, Soraya Ramos.

                        Heraldo espartano:     Álvaro Magdaleno

                        Prítanis ateniense:      Alberto García.